Uno de los procesos alérgicos oculares más frecuentes es la conjuntivitis primaveral. Puede afectar a personas de cualquier edad, aunque la máxima incidencia se da entre los 18 y los 35 años, sin diferencias entre ambos sexos. Existe normalmente un factor genético, por lo que personas con antecedentes familiares de alergia tienen más probabilidades de desarrollarla. Los alérgenos más comunes en esta afección son los pólenes de los árboles y de gramíneas.

Cuidarnos y ser previsores es la mejor herramienta que tenemos para fortalecer nuestra salud. En Castillo y Asociados participamos en las tareas de prevención, así como en la formulación e implementación de soluciones personalizadas para lograr que nuestros asegurados vivan con tranquilidad cada día. Contamos con la mejor solución para ti gracias a nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma de esta enfermedad es el picor en los ojos. Además, puede presentarse lagrimeo, ojos rojos, hinchazón de los párpados, secreciones y dolor ocular. En casos más severos pueden aparecer molestia ante la luz (fotofobia) y visión borrosa. Los síntomas suelen aparecer en ambos ojos, aunque a veces puede que sea en uno sólo.

Hay una clara relación entre las molestias y el periodo del año en que circulan los alérgenos pudiendo asociar las conjuntivitis primaveral con  una afectación nasal, como la rinitis alérgica, o faríngea.

Tratamiento de la conjuntivitis primaveral

Es recomendable acudir al oftalmólogo tan pronto como se inicien las molestias, para valorar el estado, la gravedad y dar el tratamiento más adecuado.

En las conjuntivitis alérgicas estacionales leves, se utilizan antihistamínicos tópicos. En casos moderados o con afectación extraocular, como nasal o cutánea, se añaden antihistamínicos por vía oral. En casos más severos está indicada la asociación de corticoides tópicos. Estos pueden tener efectos secundarios dependiendo de su potencia, duración del tratamiento y respuesta de cada persona, es por esto que el uso de estos medicamentos debe de ser siempre prescrito y controlado por el oftalmólogo. En casos de alergia muy severa, puede ser necesaria la administración de corticoides vía sistémica.

¿Se puede prevenir?

Ante una conjuntivitis primaveral, deben realizarse pruebas de alergia para determinar los alérgenos causantes y valorar el tratamiento mediante vacunación, que suele ser eficaz a largo plazo.

El control ambiental es el cuidado preventivo más importante para las personas con esta patología. Para ello, se debe evitar la exposición al alérgeno causante, aunque esto puede ser complicado en muchos casos. Pero si podemos evitar o reducir salidas al campo, el cierre de ventanas, un uso del aire acondicionado con filtros y el recomendable uso de lentes de sol en periodos de polinización.

Cuando la exposición ya se ha producido, lavados con suero fisiológico o lágrimas artificiales pueden servir para limpiar los alérgenos de la superficie ocular, reduciendo el tiempo de contacto.


Recuerda que los síntomas alérgicos oculares se pueden presentar en año tras año. Por ello es importante que te cuides y que ante cualquier síntoma, acudas al médico.

Si deseas más información de nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Castillo y Asociados
Castillo y Asociados
Castillo y Asociados somos una firma de asesoría financiera (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: