Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Para la mayoría de las personas, la principal fuente de ingresos es su empleo. Sin embargo, éste se puede perder por muchas razones: cambio en las necesidades de la empresa, recorte de personal, quiebra de la empresa, bajo rendimiento del trabajador, etc. Razones hay muchas, pero si nos toca, normalmente es inesperada y puede empezar una situación económica preocupante.

¿Qué podemos hacer en estos casos?

Primeramente, y aunque nos caiga como un balde de agua fría, debemos de conservar la calma. Si estamos en una empresa seria, lo más seguro es que nos den una liquidación de tres meses de sueldo nominal, más lo que la empresa nos debe (días del mes trabajados que no nos han pagado, días de vacaciones a los que ya teníamos derecho pero no hemos disfrutado, parte proporcional de aguinaldo y prima vacacional). En caso de prestaciones superiores a la ley como fondo de ahorro, también se nos debe entregar el importe correspondiente incluyendo la contribución de la empresa.

Hay gente que piensa que también corresponde una indemnización de 20 días por año trabajado. Algunas empresas por política lo dan, otras no. En realidad sólo existe la obligación en ciertos casos, previstos en la Ley Federal del Trabajo, pero no de manera general.

En términos generales, en caso de pérdida de empleo, uno recibirá poco más de tres meses de salario, lo cual es un monto que nos ayuda. Por otro lado, siempre y cuando seas una persona ahorradora, contarás con un fondo de emergencia. Ahora, si no lo has previsto, es el momento de realizar ciertos cambios y planificar para un futuro. En Castillo y Asociados te apoyamos y enseñamos desde muy joven los beneficios de pensar en el mañana, para que tu ahorro de mediano y largo plazo te sirva para crear un patrimonio.

¿Cómo manejar nuestras finanzas personales en caso de despido?

  1. Trata de finalizar con una buena relación con tu empleador. Esto te puede abrir otras puertas y además facilitar el camino en caso de que necesites constancias y cartas de recomendación.
  2. Reducir los gastos al mínimo, particularmente el ocio, para tratar de “estirar” esa liquidación lo antes posible y no tener que recurrir a pedir préstamos con el consecuente endeudamiento, en caso de no encontrar un empleo pronto.
  3. Empezar de inmediato con la búsqueda de un nuevo trabajo. Para esto, las relaciones personales con las que contamos y que hemos ido consolidando a lo largo de nuestra carrera profesional son claves. Hay que pulir el CV y asesorarnos con especialistas ya que un CV mal hecho, puede ser contraproducente y en lugar de abrir puertas, cerrarlas. Además hay que hacer una búsqueda dirigida. A mayoría de las veces, una mala estrategia es repartir solicitudes o CV en todos lados o a través de cualquier medio: los reclutadores las ignoran.
  4. Si cuentas con un crédito hipotecario e incluye un seguro de desempleo, debes de usarlo. Inicia el procedimiento lo antes posible para no tener que hacer pagos al mismo hasta que encuentres un nuevo trabajo. En ocasiones cubren hasta tres mensualidades, en otras, un poco más. Usualmente se pide documentación comprobatoria de un despido, incluyendo carta de la empresa. Otra razón más para quedar en buenos términos con ella.
  5. Otro problema que podemos tener son las deudas contraídas en tarjetas de crédito o préstamos de nómina. Estos se deben seguir pagando y siempre que se pueda, tratar de mantenerse al corriente. Hay que tener cuidado a la hora de solicitar un crédito y prever que nos podemos quedar sin trabajo ya que contraer un nivel alto de endeudamiento, nos puede poner en un riesgo patrimonial muy grande.
  6. Si contabas con una prestación de seguro de gastos médicos de empresa, en ocasiones se enfrentan a que la empresa no había contratado el beneficio de conversión a individual (que tiene costo adicional) y entonces pierden su cobertura. Esto puede ser una gran tragedia en casos en los que algún miembro de la familia tiene una enfermedad crónica o una reclamación abierta. Éste es otro gran ejemplo de que es importante la cultura de previsión, conocer los beneficios o restricciones de las coberturas que uno tiene y, en dado caso, complementarlas de otra manera, con la asesoría de un buen agente.
  7. Mantén tu seguro de vida, en la medida de lo posible. Muchas veces desconocemos las opciones que tenemos para mantener nuestras pólizas vigentes y optamos por cancelar los contratos. La mejor opción es que acercarte a los Asesores Patrimoniales de Castillo y Asociados para que te ayuden a buscar soluciones y así no perder los seguros contratados.

Si deseas más información, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

Castillo y Asociados
Castillo y Asociados
Castillo y Asociados somos una firma de asesoría financiera (seguros, fianzas e inversiones) con más de 40 años de experiencia en el mercado mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: