Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Cuando acudimos al doctor, normalmente nos hace muchas preguntas para poder tener claro lo que nos pasa. Sin embargo, a veces nos podemos sentir invadidos por tantas preguntas, llevándonos a situaciones incómodas o hasta cohibirnos, y decidimos contar una mentira pudiendo llegar a alterar el camino del diagnóstico.

En Castillo y Asociados participamos en las tareas de prevención, así como en la formulación e implementación de soluciones personalizadas para lograr que los asegurados vivan con tranquilidad cada día. Con nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores está garantizada la no descapitalización económica de una familia o persona en caso de presentarse una enfermedad o un accidente, incluyendo todos los hospitales de la República Mexicana.

Estas son algunas de las mentiras que más decimos a nuestros médicos:

“Sólo los fines de semana”

Esta es la típica respuesta que muchas personas responden ante la pregunta: “¿consumes alcohol?”, y la respuesta obligada es: “de vez en cuando” o “socialmente”. El consumo excesivo de alcohol (más de 3 bebidas alcohólicas al día) puede llevar a problemas digestivos, elevar la presión o inhibir la efectividad de un medicamento; además puede retrasar el diagnóstico y tratamiento adecuado.

“¿Fumas?”

Es común que algunos fumadores intenten disimular este hábito diciendo que lo dejaron o que disminuyeron el número de cigarrillos. Admitir que se fuma es el primer paso para programar pruebas y programar un calendario regular para revisar si se ha desarrollado alguna enfermedad relacionada al tabaquismo, o incluso ayudarte a dejar de fumar.

“Claro, me estoy tomando el medicamento justo como me indicó”

Otra mentira común es la adherencia a tratamientos. Aunque la disciplina del horario de tomas sea difícil y se piense que ya no se necesita en el momento en que se encuentra una mejora, es importante ser honesto con el doctor. De lo contrario, esto puede hacer pensar al doctor que el medicamento o la dosis no son las adecuadas o incluso buscar otro diagnóstico.

“No estoy tomando nada más”

Omitir medicamentos prescritos o hasta suplementos puede tener efectos desastrosos en nuestra salud. La interacción entre los productos puede contrarrestar o potenciar (para mal) los efectos de cualquier medicamento.

“Entendido, todo quedó claro”

Entre un 40 y un 80 por ciento de la información que nos da el médico se olvida inmediatamente, y mucho de lo que recordamos, lo recordamos mal. Consigue información escrita que puedas leer en cualquier momento que lo necesites o cuando tengas un momento de calma. También deberías planear bien tus preguntas antes de acudir al doctor. Entender de manera correcta las indicaciones de nuestros médicos es el primer paso para una pronta recuperación.

“¿Drogas yo? ¡Jamás!”

Si mentimos con el cigarrillo, más aún con las drogas. Obviamente es incómodo compartir esto con tu médico, pero consumir drogas puede impedir por completo un diagnóstico correcto. También interfieren con los medicamentos y es particularmente importante mencionar el consumo en una emergencia médica. Por ejemplo, la cocaína puede interactuar con los medicamentos que se usan para atender ataques cardíacos, empeorar el cuadro y hasta causar la muerte.

“Hago ejercicio con regularidad y me alimento de manera saludable”

Niveles alto de colesterol, glucosa en la sangre y presión arterial no son precisamente los resultados de buenos hábitos, así que no le mientas a tu doctor que muy probablemente sabe la verdad y es mejor que te de recomendaciones para llevar una vida más saludable y quizá te pueda dar cita con un nutriólogo.

“No me duele”

Puede que solo sean tus esperanzas, tus miedos, porque el doctor no detecte nada malo o simplemente quieres verte como alguien muy fuerte, pero mentir podría ponerte en riesgo y retrasar tu curación. Una detección temprana de problemas que llevarían a una degradación podría marcar la diferencia, por ejemplo, entre la necesidad de usar un reemplazo de cadera y hasta salvarte de una artería bloqueada.


¿Y tú, le has mentido a tu doctor? Recuerda que engañar a tu médico puede conllevarte serios problemas en el acierto de tu diagnóstico. Además, debes tomar en cuenta que no tienes que esperar a los primeros síntomas se agudicen. Es mejor asistir regularmente con tu doctor y seguir sus recomendaciones para asegurar que el tratamiento sea efectivo.

Si deseas más información de nuestros Seguros de Gastos Médicos Mayores, puedes contactar con un Asesor al (01) 55 3536 3718 o enviar un correo electrónico a atencionaclientes@castilloyasociados.mx

17 enero, 2017

Cosas que jamás deberías ocultar a tu doctor

Cuando acudimos al doctor, normalmente nos hace muchas preguntas para poder tener claro lo que nos pasa y a veces, por sentirnos invadidos, no contamos toda la verdad.
16 enero, 2017

Seguros Monterrey New York Life ratifica calificaciones de fortaleza financiera por parte A.M. Best

A.M. Best ha ratificado la Calificación de Fortaleza Financiera para Seguros Monterrey New York Life, de AA+ (Superior) así como su Calificación Crediticia de Emisor de Largo Plazo de AA+.
13 enero, 2017

Cosas que nunca debes hacer después de un accidente de tráfico

En Castillo y Asociados te ofrecemos una gran variedad de Seguros para Vehículos entre los que puedes elegir dependiendo de las coberturas, sumas aseguradas que necesites y con deducibles a nivel de mercado.
12 enero, 2017

Megarexia: personas con sobrepeso que se ven delgadas

La megarexia es un padecimiento que distorsiona la imagen que se tiene de uno mismo, es decir, personas con sobrepeso pueden sentirse delgadas.
11 enero, 2017

Claves para impedir que la paternidad te lleve a contraer deudas

En Castillo y Asociados hoy te compartimos unas claves para evitar que la paternidad te hunda en deudas.
10 enero, 2017

¿Cómo evitar que la influenza se propague en el hogar?

Para que la influenza no se interponga en tu camino ni en el de tu familia, deben vacunarse anualmente, ya que es la mejor forma de protección.